Shop More Submit  Join Login
About Literature / Hobbyist Member angelofdeath241107Other/Unknown Group :iconperryshmirtz: Perryshmirtz
 
Recent Activity
Deviant for 2 Years
Needs Premium Membership
Statistics 94 Deviations 2,755 Comments 10,489 Pageviews

Newest Deviations

Miau?

Activity


Capítulo 29: El principio del fin. Segunda parte

Phineas abrió los ojos con dificultad. Le dolía la cabeza como nunca antes. Intentó levantarse, pero el dolor que atravesó su ser fue más fuerte que su voluntad y cayó al suelo nuevamente. El panorama que se imponía frente a él le sorprendió. El ambiente estaba cubierto con una leve neblina y el olor a humo le provocaba tos. Una palabra de disgusto escapó de sus labios, antes de que los recuerdos de lo que sucedió retornaran a su mente.

—No —murmuró al pensar lo peor—. ¡Isabella! —llamó a su esposa, con desesperación, mientras se ponía de pie lo más rápido que podía, intentando ignorar el dolor corporal—. ¡Isabella, por favor, responde! —Y otra vez no obtuvo respuesta.

El sonido constante de disparos y el ruido, que los cyborgs causaban al volar, opacaban su voz, así que decidió correr a buscarla, pero no pudo. Su pierna izquierda estaba herida y la sangre brotaba como si tuviese la intención de escapar de su cuerpo. Probablemente solo lograría cojear. Se maldijo a sí mismo por no poder mantener a salvo a su esposa, antes de colocar una mano en su cabeza que todavía le dolía. Al hacerlo notó que su cabello estaba manchado con un líquido carmesí que, seguramente, era sangre. ¡Genial!, porque éste era el mejor momento para estar herido. Dio un paso adelante, intentando no pisar ningún pedazo de escombro y cuidándose del fuego que había a su alrededor. De pronto, escuchó que algo aterrizaba unos pasos atrás de él. Giró y vio a un ente totalmente negro que lo observaba y sostenía en brazos a una mujer inconsciente.


En otra parte, los androides corrían frenéticamente, intentando obedecer los mandatos de su jefe, pero era inútil. Sus fuerzas se habían mermado a tal extremo que ya ni siquiera podían defender aquel lugar y, a causa de ello, el edificio grande y lujoso, en que el Regurgitador había vivido cómodamente durante tantos años, se estaba derrumbando. El hombre corpulento, pero mayor, gritaba airadamente que hagan algo, pero no podían. Nadie podría contraatacar a los cyborgs y mucho menos evitar que logren su cometido.

El sonido de una explosión hizo retumbar el ambiente. Inmediatamente el techo de la construcción comenzó a derrumbarse. Fue entonces cuando el dictador decidió que era mejor abandonar ese edificio. De todas formas, no tenía otra opción.

Rodeado de androides, para protección, salió del edificio, pero no vio lo que esperaba. La ciudad se estaba cayendo a pedazos. El sonido de disparos y explosiones constantes perturbaban el ambiente. Algunos humanos corrían por las calles, desesperados por encontrar algún edificio que no esté derrumbándose a causa de una batalla o un explosivo, pero en el proceso eran asesinados. Otros luchaban por recuperar la libertad pérdida, sin embargo, solo conseguían que les disparen. La sangre y los cadáveres manchaban el suelo de una manera grotesca. Aun así no se rendían y como consecuencia más personas morían, sacrificándose por un ideal que había sido plantado en ellos desde hace veinte años, un sueño vano e inalcanzable, al menos en esta realidad.

En el resto de las calles podía verse pequeños grupos de humanos que luchaban contra los androides o a robots enfrentándose a cyborgs. Sin embargo, lo extraño era que los humanos no atacaban a los cyborgs ni viceversa. ¿Por qué no lo hacían? Tal vez pensaban que los seres recubiertos con metal negro venían a liberarlos o los estaban ayudando. Los cyborgs tenían la orden estricta de solo destruir máquinas así que tampoco luchaban con las personas. Sin embargo, si los humanos creían que eran aliados estaban equivocados. En cuanto terminasen con los androides comenzarían la invasión… si es que quedaban humanos a los que doblegar.

En medio de todo aquel caos, el Regurgitador tuvo una idea. Sus fuerzas se habían mermado, su edificio se caía a pedazos, pero él no perdería Danville tan fácilmente y no se arriesgaría a morir mientras intentaba salir de la ciudad. Entonces decidió dar una última orden.


Perry despertó poco a poco. Su cuerpo le dolía como si hubiese sido golpeado innumerables veces. Para empeorar las cosas todo estaba oscuro y no podía ver nada. Intentó levantarse, pero un objeto en su espalda se lo impidió. Trató de lanzar el peso que lo aplastaba, al hacerlo pudo notar que el objeto tenía una textura extraña, parecía tela. Abrió los ojos, tanto como podía, al comprender de quién se trataba: Vanessa. Ella lo sostenía en brazos cuando el proyectil explotó.

Mientras la inquietud recorría su cuerpo, se deslizó con cuidado, intentando salir de abajo de la persona desmayada (suponía que estaba desmayada, se negaba a pensar lo peor). Pronto logró su objetivo y volvió a ver la luz del día.

No sabía dónde se encontraba, pero lo que veía no le gustaba nada. El piso estaba poblado con pedazos pequeños de escombro, algunos ardían en llamas. El cielo continuaba cubierto por una sombra negra y los cyborgs sobrevolaban el área limítrofe. Un leve olor a humo se presentaba en el ambiente, en tanto el sonido de disparos perturbaba la paz. Vanessa estaba desmayada y el cuerpo de Ferb, acostado a su lado. Ambos tenían heridas por todo el cuerpo y la sangre fluía, manchando el suelo y los pedazos de escombro. Se dirigió hacia ellos, pidiendo al cielo que todavía continúen con vida.


Varias naves negras sobrevolaban el área limítrofe. La más grande de todas ellas estaba situada en el centro de la ciudad, en ella se encontraban Africia kenemba y el cyborg que alguna vez fue Ferb. Los objetos voladores no hacían nada en realidad, al parecer sólo se limitaban a observar.

El ente recubierto con metal negro miraba a través de una ventana, miraba la guerra que se había armado entre cyborgs y androides, miraba la destrucción de la ciudad. Aficria Kenemba se hallaba a su lado, sin embargo, ella no observaba lo que acontecía. Todo lo contrario, tenía la vista fija en un punto indefinido del cielo. Probablemente estaba pensando, pero ¿en qué?

Ferb negó mentalmente. Él no tenía que preocuparse por eso. ¿A quién le importaba? Lo más probable es que la mujer haya enloquecido, lo cual era favorable para su causa. Sonrió para sus adentros, antes de retirarse. Debía hacer cosas más importantes que mirar una ciudad destruida. Decidió que era mejor volver a su dimensión, preparar lo que faltaba para terminar el arma secreta y esperar a que su hermanastro regrese con el último elemento que necesitaban.

Caminó por los pasillos de la nave futurista, hasta que llegó a una puerta, presionó algunos botones y metió la mano en un orificio. El aparato emitió un suave sonido, como el de una campana y la puerta mecánica se abrió. El cyborg extendió sus alas de metal, con la intención de volar y salir de la nave, pero a medio camino se detuvo, porque escuchó golpes fuertes, como si la tierra misma estuviera siendo golpeada. Miró hacia abajo, solo para divisar a un robot en particular que caminaba por las calles de Danville.

Sin embargo, ese androide no era como los demás. Éste era gigantesco y por su apariencia se podría decir que se trataba de un edificio convertido en robot. El titán de acero se paseaba entre las construcciones destruidas, mientras atacaba a los humanos que se habían revelado o a los cyborgs. A algunos los levantaba del suelo y se los tragaba, pero a otros, que no tenían tanta suerte, los trituraba con las manos… igual que hace diecinueve años atrás.

Ferb se sobresaltó. Aquello no podía suceder de nuevo, ya tenía suficiente con el deceso de sus padres… y su mascota. El cyborg se apresuró a volver sobre sus pasos para hacer algo al respecto, pero cuando llegó, notó que la mujer de ojos plomos continuaba abstraída en sus propios pensamientos. De nada serviría hablar con ella en un momento así, principalmente porque no estaría escuchándolo. Entonces decidió hacer algo por su propia cuenta, aunque aquella acción no era del todo favorable para la ciudad… ni para los humanos.


Un pequeño temblor lo devolvió a la realidad, pero aquello no era bueno. Todo le dolía como nunca antes. Estaba seguro que tenía pequeños trozos de escombro clavados en todas y cada una de las partes de su cuerpo. Los recuerdos de lo sucedido retornaron a su mente en el momento exacto en que intentó levantarse. Se maldijo por no poder correr tan rápido, si lo hiciera al menos habría evitado que el impactó del proyectil lo afectara a tal magnitud. Sus brazos no lograron resistirle y cayó de bruces al suelo. Genial, ahora la nariz le sangraba también. Maldiciendo su torpeza, trató de girar la cabeza y para su suerte lo consiguió, pero lo que vio no le agradó en absoluto. Había trozos grandes de escombro por todo el lugar. Unos pasos a su derecha, yacía su prima, la homólogo de Aficria Kenemba, y uno de aquellos residuos de construcción estaba incrustado en su cuerpo.

Jacob se sobresaltó y al instante intentó llegar hasta ella, pero sus piernas no se lo permitían. Le dolían tanto, en especial la derecha. Al parecer el hueso estaba roto. Pronunció una palabra de disgusto, antes de girar y conseguir sentarse. Arrastrándose, con la ayuda de sus manos, finalmente logró llegar. La tomó en brazos y trató de reanimarla, pero no funcionaba. Lo más probable era que ya no esté con vida. Negó con la cabeza. Aún tenía pulso, aunque muy débil. Debía estar viva. Nuevamente intentó despertarla, pero esta vez sí lo consiguió.

Ella abrió los ojos lentamente, antes de hacer una mueca cuando el dolor repentino atravesó su ser.

—Jacob —dijo, reconociendo al hombre que la sostenía—. ¿Qué te pasó? —preguntó, señalando la sangre en el rostro de su primo y preguntándose por qué el abdomen le dolía como si tuviese algo atravesado.

Él la observó con tristeza, estando al tanto de que ambos dos estaban condenados a morir.

—Al parecer no corremos rápido… —Fue lo único que atinó a decir, antes de mirar hacia el cielo y notar, por primera vez, que una sombra negra lo cubría.


Vanessa caminaba con dificultad. Le dolía todo el cuerpo, tanto así que pensaba que iba a desmayarse. Para su suerte Ferb le ayudaba a apoyarse, aunque él también estaba herido. Perry, por su parte, caminaba por delante, ya que, por su tamaño, no podía hacer gran cosa para ayudarlos.

Recorrían las calles destruidas de Danville con la esperanza de hallar a los demás, negándose a pensar lo peor. De vez en cuando se detenían para descansar, debido a que ambos humanos estaban demasiado exhaustos. Gracias a eso no habían recorrido gran distancia. Se escondían de vez en cuando, intentando evitar que los robots o los cyborgs los vean.

De pronto, la tierra comenzó a temblar. Los tres presentes se sobresaltaron y se sostuvieron de las paredes, intentando no caerse. Levantaron la vista sólo para hallar a un edificio gigante, que al parecer, también era un androide. Retrocedieron un paso por el miedo que sentían, sin embargo, la gran máquina ya los había visto y desde aquel instante se convirtieron en su objetivo.

El titán de acero extendió su mano, intentando atraparlos. Los tres se sobresaltaron y comenzaron a correr, pero estaban heridos, no podían huir tan rápido. A excepción de Perry que no había sufrido heridas tan grandes, porque fue protegido por el cuerpo de Vanessa.

La lentitud de sus pasos era agobiante, aún más que el sonido de los disparos, aún más que el temblor del piso. Sin embargo, ellos continuaban corriendo, intentando huir del destino que se les había impuesto. Ferb sostenía a Vanessa, en tanto su mente se limitaba a recordarle que esto ya había sucedido antes, aunque las consecuencias no fueron tan malas; pero ahora, con el panorama que se imponía, era difícil pensar que algo terrible no sucedería si el androide gigante los atrapaba. Quizás no se los tragaría. Tal vez haría otra cosa. Quizás los destrozaría con sus propias manos. El hombre de cabellos verdes se retorció ante la idea. No, eso no podía pasar. Tenía que existir una forma de evitarlo, pero en cuanto más lo pensaba, más lo atormentaba la idea de que éste era el fin.

Llegaron hasta una pared, un callejón sin salida. ¿Por qué siempre pasaba eso? Tal vez el destino se divertía con su desgracia. Los tres presentes se apoyaron contra la pared, en un intento vano por evitar al androide, pero eso no serviría. De pronto, una figura saltó en el aire, evadiendo la mano robótica que se acercaba hasta ellos. Ferb levantó la vista solo para percatarse que la silueta, que se movía con agilidad y esquivaba al androide gigante, era Perry. El hombre no entendía por qué lo hacía. ¿Acaso su mascota estaba intentando escapar y dejarlos a su suerte?

Sus pensamientos fueron negados cuando vio que el agente secreto intentaba llamar la atención del gigante y llevarlo lejos de ellos. Sin embargo, aquello no era bueno, no cuando su mascota podría ser asesinada. No obstante, no pudo evitar que Perry siguiera adelante con su plan, no pudo evitar que el androide lo atrapara y lo último que vio… fue al robot alejarse, mientras sostenía al agente en una mano.


—¡Mayor Monograma! —gritó Carl, provocando que el aludido se sobresaltara.

—¿Carl? —preguntó el hombre mayor—. ¿Qué haces aquí? ¡Creí haberte dicho que retornaras a la base!

—¡Lo hice! —respondió el ex becario—. ¡Pero no puedo quedarme en la base cuando estamos perdiendo!

El hombre de cabellos blancos quiso decir algo más, sin embargo, el pelirrojo lo interrumpió:

—Encontré refuerzos —fue lo único que dijo, antes de apartarse para revelar a los seres que estaban detrás de él.

El mayor se sorprendió. De todas las cosas en el área limítrofe que Carl podía haber traído ésta era la más… peculiar. Observó, una vez más, a los seres que se hallaban frente a él. No era capaz de creerlo. De todas formas, ¿cómo hizo eso?, ¿con magia?

—¿Cómo…?

—Invertí la polaridad del rayo congelador de Doofenshmirtz. —El ex becario lo interrumpió—. Fue fácil en realidad.

El hombre mayor no dijo nada más. Él estaba más ocupado sorprendiéndose de la tranquilidad en la voz del otro. Finalmente, uno de los agentes se acercó hasta él y colocó su pata en la cabeza, haciendo un saludo militar. Intentaba decir, en el silencio, que aún después de tantos años de estar congelados y utilizados como exhibición en un tablero de ajedrez, estaban dispuestos a luchar. No se rendirían. Fueron creados para servir a Danville, para defender la ciudad y siempre serían fieles a eso. El Mayor le devolvió el saludo, sonriendo para sus adentros. Tal vez aún había esperanza, quizás con su ayuda podrían ganar… o quizás no.


Perry se retorcía frenéticamente, pero no lograba zafarse. Suspiró con resignación. Todo principio tiene un fin y al parecer había llegado el suyo. Tal vez era mejor así. Al menos el destino incierto no lo atormentaría cada día, al menos abandonaría el infierno en el que se había convertido Danville, al menos…

Sus pensamientos fueron interrumpidos cuando un sonido se presentó. Levantó la vista y divisó a un cyborg gigante. ¿Por qué de repente todo era tan grande? No hubo tiempo para responder esa pregunta. No cuando el ser recubierto de metal negro golpeó al androide. Al instante, el titán de acero buscó una forma de defenderse, al hacerlo abrió la mano y el agente cayó irremediablemente al suelo.

Una lucha se armó frente a sus ojos, mientras intentaba sostenerse de algún lado, pero eso era imposible y él lo sabía. Estaba en caída libre, sin nada a su alrededor. El suelo se acercaba a una gran velocidad y no tenía a donde ir. ¿O era él quien se movía? Cayó y cayó, recordando todo lo que vivió. Cayó y cayó, resignándose a lo inevitable. Cayó y cayó, finalmente… algo recordó.


Una extraña sensación la despertó. Alguien le tocaba el rostro. ¡¿Quién se atrevía a…?!

—¿Phineas? —preguntó, mientras volvía en sí y la vista se le aclaraba.

—¡Isabella, estás despierta! —El hombre de cabellos rojos la besó, sin darle tiempo a hacer o decir nada más. Cuando finalmente se separó había lágrimas en sus ojos—. Creí que… —Pero no continuó. Era mejor no decirlo.

Ella no respondió, simplemente lo abrazó, intentando consolarlo en el silencio. Después de un tiempo (cuando sus pensamientos fueron más fuertes que sus sentimientos), se separó. Vio a su alrededor solo para confundirse más.

—¿Dónde estamos? —preguntó.

—En… —Phineas no sabía qué responder. ¿Cómo se explica lo que no se comprende?— en una plataforma voladora.

Isabella levantó una ceja en la confusión. ¿A qué se refería con eso? ¿Por qué había duda en su voz cuando sabía en qué artefacto volaban? ¿Por qué estaban volando en primer lugar? ¿Y dónde estaban los demás? ¿Cómo consiguió una plataforma voladora?

El pelirrojo, notando la expresión de su esposa, se apartó un poco para que pudiese ver a qué se refería. La mujer abrió los ojos en el shock cuando localizó, con la vista, la razón de su confusión. Allí, conduciendo la plataforma voladora, estaba un cyborg. Tenía todo el cuerpo recubierto con metal negro, la cabeza en forma triangular y la vista fija en el horizonte.

Antes de que Isabella pudiese preguntar, Phineas decidió hablar.

—Él te encontró inconsciente y te trajo hasta mí —dijo—. No sé por qué, no dijo nada, pero está ayudándonos.

Ella asintió, sin saber qué más hacer. Esto era tan raro y poco inusual. De pronto, la plataforma dio un giro inesperado, que casi provoca que ambos caigan. Cuando estaban a salvo nuevamente, Phineas se paró y fue hasta el lugar donde se hallaba su homólogo.

—¿Qué pasó? —preguntó.

El cyborg no respondió. Se limitó a señalar con el dedo. Entonces Phineas miró hacia el lugar donde el otro apuntaba, sólo para divisar un paracaídas que en el centro tenía un logo: el rostro de Perry.


El agente secreto suspiró con alivió cuando sus patas palmeadas tocaron el piso. Estaba a salvo, al menos por ahora. Caminó, intentando buscar la forma de retornar hasta el callejón en donde había dejado a Ferb y Vanessa, sin embargo, halló otra cosa. El suelo estaba manchado con un rastro de sangre. Siguió el camino rojo, rogando que no fuese lo que pensaba, hasta que llegó al lugar de su procedencia. Al instante se detuvo por la sorpresa. Era lo que pensaba y no lo podía creer.

En el suelo se hallaban dos cuerpos, dos cadáveres para ser más específicos. Uno de ellos estaba sentado, apoyado en una pared; el otro acostado en el suelo y un trozo de escombro atravesado a la mitad del cuerpo.

Perry retrocedió un paso. Tal vez era mejor que se vaya, ya no quedaba nada qué hacer y no quería ver lo que, según él, había sido su culpa. ¿Por qué siempre se culpaba de todo? ¿Existía alguna razón para que lo haga o era la verdad o quizás… algo más? Sin embargo, no se fue, sino que se acercó.

Suspiró. Nunca quiso que algo así sucediese, pero no lo pudo evitar. Ahora tenía dos nombres más para el cementerio de placas: Jacob y… ¿cuál era el nombre de Aficria Kenemba? Nunca se detuvo a pensar en eso. Sin embargo, ahora no tenía importancia. Con delicadeza cerró los ojos del hombre de cabellos negros (el otro cuerpo ya tenía los ojos cerrados) y se dispuso a irse. No obstante, se detuvo cuando notó el control rectangular en la mano del sujeto y una nota… que tenía su nombre. Tomó el trozo de papel y lo leyó. Suspiró con fastidio al enterarse de que la mujer ya sabía que esto iba a pasar y aún así no dijo nada. Sin embargo, eso no era todo lo que decía la nota, pero no tuvo tiempo de seguir leyendo, porque un sonido llamó su atención. Cogió el objeto rápidamente. Luego levantó la vista solo para divisar una plataforma voladora y a Phineas. De un momento a otro ya no estaba en el piso, sino en el aire, volando en una plataforma que era conducida por un cyborg. En esos momentos solo podía preguntarse una cosa: ¿Qué pasó?


El homólogo de Ferb, suspiró de alivio. Al menos su hermanastro estaba a salvo. No fue tan bueno traer un cyborg gigante para que contrarrestara el edificio robot del Regurgitador, pero al menos no había salido del todo mal. El titán de acero fue derrotado. Habiendo cumplido su trabajo ya no tenía una razón para quedarse en esta dimensión. Así que abrió sus alas, voló hasta el portal, en medio del cielo, y lo atravesó.


El cyborg de cabeza triangular observó un aparato en su muñeca y notó que era tiempo de irse. Al menos había recogido a su homólogo, a Isabella y, gracias a las indicaciones de Perry, a Ferb y Vanessa, también. Entonces aterrizó la plataforma en un lugar seguro y esperó. Al parecer los humanos comprendieron, porque sin decir palabra bajaron. El homólogo de Phineas convirtió su mano en una tijera y se acercó hasta Perry. El agente retrocedió un paso por la sorpresa, sin embargo, en menos de un segundo el sujeto cortó un mechón de pelo, volvió a su plataforma, agitó una mano como si intentara despedirse y se marchó. Los humanos se miraron entre sí confundidos.

—Eso fue raro —dijo Ferb.

—Sí, así es. —Concordó el pelirrojo—. Al menos nos dejó cerca de la base.

Los demás asintieron y comenzaron a caminar. Perry parpadeó, todavía confundido por lo que había sucedido. ¿Por qué le cortó un mechón de pelo? ¿Qué haría alguien con eso?

—Perry, ¿no vienes? —preguntó Phineas, sacándolo de sus pensamientos.

El agente asintió, antes de seguirlos. La calle en que los había dejado parecía desierta y… similar. De hecho estaban en el barrio en que antes vivían, donde se hallaba la casa amarilla y donde había conocido a Xavier, Amanda, Fred, Marie y Thomas. Perry suspiró, esperaba que estén bien.


Los robots disparaban de vez en cuando, intentando eliminar y/o espantar a los cyborgs que se acercaban a su amo. El Regurgitador, por su parte, continuaba caminando tranquilamente, escudándose en sus esclavos cuando aparecía algún hostil. Sin embargo, el hecho de estar todavía con vida no era suficiente para opacar su rabia. Él todavía deseaba vengarse, pero no podía. Ni siquiera sabía quién se había atrevido a atacar la ciudad con la ayuda de aquellos entes negros. Así que simplemente caminaba, mientras juraba vengarse algún día.

Aquella calle estaba desierta, tanto así que podría escucharse el sonido del caer de un alfiler. En medio de todo aquello oyó murmullos… voces humanas. Con la ayuda de unos binoculares pudo ver de qué se trataba o mejor dicho… de quién. Sonrió de manera macabra. Al parecer todavía podría tener una pequeña venganza, después de todo.


(N/A: Desde aquí escuchen "Moonlight" de Beethoven)

El estruendo de pasos llamó su atención justo antes de que giraran y observaran a los agresores. Eran robots de color lila, que disparaban mientras se acercaban. Los presentes se espantaron y al instante comenzaron a correr, pero al estar heridos no lograrían llegar muy lejos. Entonces buscaron algún escondite, sin éxito. Todo estaba destruido, no quedaba ni siquiera piedra sobre piedra.

De pronto, vieron una construcción que todavía estaba en pie, aunque el techo estaba destruido: La casa amarilla en la que antes vivían.

Se encaminaron allí lo más rápido que podían y para su suerte lograron llegar obteniendo algunas heridas leves solamente. Cerraron la puerta y la trabaron con algunos muebles, pero eso no funcionó. Los robots rompieron las paredes de madera e ingresaron. Entonces huyeron y bajaron al sótano. Cuando llegaron a su destino trabaron la puerta de metal y buscaron una forma de salir de la construcción antes de que los hostiles ingresaran, pero no hallaron nada.

Phineas comenzó a desesperarse cuando la puerta fue azotada con ferocidad, amenazando con abrirse en cualquier momento. El hecho de que era de metal no quería decir que soportaría los golpes eternamente. Miró en todas direcciones hasta que localizó un cuadro viejo y despintado. De pronto, un recuerdo invadió su mente y un plan rápido se formó, aunque no estaba del todo de acuerdo con esa idea, pero no tenía otra opción.

—El cuadro —dijo, llamando la atención de los demás. Fue hasta la pared en la que se hallaba la pintura e intentó descolgarla.

Su hermanastro fue el primero en comprender lo que pretendía y ayudarlo. Después Isabella y Vanessa se unieron también (Perry no logró ayudar porque el objeto estaba a una gran altura). Cuando finalmente el cuadro estaba en el piso (fue muy difícil quitarlo parecía que estaba pegado a la pared), se pudo apreciar que existía un agujero. Al parecer la pintura escondía aquel orificio mediano.

Los humanos se miraron entre sí, estando al tanto que ninguno de ellos podría ingresar. De todas formas, no había sido creado para ellos.

—Es una salida de emergencia —dijo Phineas, explicándoselo a Perry—. Llega hasta el drenaje. Lo construimos para que los niños pudiesen escapar si algo como esto pasaba. No es muy grande porque sería difícil de esconder… No podremos salir de aquí… Por nuestro tamaño no podremos ingresar…

Perry parpadeó. ¿A dónde quería llegar? Phineas observó a Isabella. Ella asintió, dando a entender que continúe.

—Pero tú sí podrás utilizarlo. —Finalmente dijo.

El agente abrió los ojos, antes de negar frenéticamente con la cabeza. No, él no se iría. No los dejaría a su suerte.

—Perry, escucha…

Negó una vez más, antes de colocar ambas manos en los lados de la cabeza, como intentando cubrirse los oídos. No, él no quería oír excusas y no lo haría. Phineas fijó la vista en su hermanastro, pidiendo un poco de ayuda en silencio. Sin embargo, Ferb nunca fue muy hablador. Él era un hombre de acción. Él simplemente levantó a Perry del suelo y lo colocó en la pequeña caja de madera que estaba adentro del agujero. Al instante el agente intentó salir, pero fue detenido por Phineas.

—Escucha —dijo el pelirrojo—. Si vuelves en el tiempo todo estará bien. Solo concéntrate en eso, regresa al pasado y estaremos bien.

Perry, sin embargo, todavía se negó. Sabía que Phineas no le mentía, pero aún así no quería irse. No podía dejarlos morir solo porque conformaban parte de esta realidad. Para él eran tan reales aquí o en el pasado. Si los abandonaba, el eterno recuerdo siempre lo perseguiría. Nunca encontraría paz nuevamente. Ni siquiera si volvía en el tiempo, pero, al parecer, el pelirrojo no comprendía aquello. Porque comenzó a tirar de la cuerda para que el pequeño ascensor, en el que se encontraba el agente, bajara. Perry intentó frenarlo, sostenerse de algún lado, pero no lo consiguió. Todo era liso y se resbalaba de sus manos. Tomó la cuerda, del medio de la caja e intentó tirar al lado contrario para que lograse subir, pero al parecer Phineas era más fuerte porque sólo logró lastimarse las manos.

—Regresa en el tiempo y estaremos bien. —Fue lo último que escuchó cuando todo se volvió negro a su alrededor.

El pelirrojo y su hermanastro volvieron a colocar el cuadro y lo bloquearon con un librero por si acaso. Casi un segundo después la puerta fue derrumbada y los seres de metal ingresaron. Los Flynn-Fletcher cogieron algunos pedazos de metal e intentaron defenderse, pero los androides eran más fuertes. En poco tiempo los desarmaron y atraparon.

Perry observó el drenaje frente a él. Sería fácil escapar si tomaba ese camino, pero se negó a hacerlo. Él cogió una vez más la soga y tiró de ella, pero esta vez el pequeño ascensor sí comenzó a subir. Sonrió, antes de halar con más fuerza, intentando subir más rápido.

Los androides sacaron de la casa a los humanos y los llevaron frente a su amo. El hombre corpulento, pero mayor, observó con satisfacción a sus próximas víctimas, sin embargo, se detuvo al percatarse de algo.

—¿Dónde está el ornitorrinco? —preguntó, pero los androides no dieron razón de él. No sabían dónde estaba. El Regurgitador gritó un insulto ante la incompetencia de sus siervos, antes de que una idea atravesara su mente—. ¡Muy bien, señor agente secreto! —gritó como si quisiese que todo el mundo lo escuche.

Perry se estremeció cuando oyó la voz del dictador. ¿Cómo podía hablar tan fuerte?

—¡Tienes diez segundos para salir de tu escondite o tus amigos morirán! —dijo.

Lo que causó que el agente halara con más fuerza, pero al hacerlo notó que ya no subía más y que frente a él había una silueta cuadrada. Finalmente había llegado hasta el nivel del cuadro.

—¡Diez! —El hombre comenzó a descontar.

Perry empujó con una mano, pero el cuadro no se movió y él sintió algo firme y fuerte del otro lado, como si algo obstruyera la salida. Entonces, al comprender que empujando con las manos no funcionaria, cambió de posición. Sostuvo la cuerda con las manos para que el pequeño ascensor improvisado se mantuviera firme, mientras empujaba con los pies, pero el objeto no cedió.

—¡Nueve!

El cuadro no se movía. Nada. Ni el más mínimo centímetro. Perry comenzó a desesperarse. A este ritmo no podría salir. No podría rescatarlos y ellos terminarían... No… Eso simplemente no podía pasar. Él no era capaz de siquiera concebir la idea.

Escuchó los latidos desesperados de su corazón, los latidos que parecían contar los segundos que transcurrían, como si se tratase de una bomba de tiempo enterrada en su pecho. Tal vez por eso temblaba de pies a cabeza o quizás se debía a la furia, la impotencia y la angustia. Él realmente no sabía. Lo único de lo que estaba seguro era que tenía que salvarlos.

—¡Ocho!

En un último acto desesperado comenzó a patear el cuadro, intentando vanamente salir. Pateó de manera constante, aumentando la fuerza en cada golpe, ignorando el dolor que se intensificaba cada vez más. En poco tiempo el cuadro quedó partido a la mitad. Entonces se detuvo, solo para quitar la pintura con rapidez, pero tal como pensó, había un mueble de madera que obstruía la entrada. ¿Por qué trabaron la entrada? ¿Acaso…?

—¡Siete! —La voz del hombre lo interrumpió y él decidió dejar de pensar.

Hizo un nudo en la cuerda, para que el ascensor improvisado no se moviera. Entonces colocó las manos en el mueble, apoyó sus patas en el suelo con firmeza y empezó a empujar con todas sus fuerzas. Trataba de hacer una palanca con su propio cuerpo, pero no estaba funcionando. El objeto continuaba en el mismo lugar, sin ceder o moverse en lo más mínimo. Dejó escapar un grito ahogado, cuando sintió que las astillas se clavaban en sus manos y patas, cavando profundamente en su piel cada vez que él empujaba. Por un momento pensó en detenerse, pero entonces, el mueble se movió un poco, tan solo un centímetro… y ese pequeño acto fue suficiente para que él abandonara la idea y continuara empujando con fuerzas renovadas. Las heridas se profundizaron y la sangre emergió de a pocos, llegando a manchar la pared...

—¡Seis!

Phineas abrazó a Isabella con cariño. En el momento en que se separaron, ella lo observó a los ojos, antes de decir sus últimas palabras.

—Te amo.

—Y yo a ti, Isabella —respondió el pelirrojo.

Ferb, por su parte, colocó un suave beso en los labios de Vanessa. Una forma de decir adiós en silencio. Ella le devolvió el beso, llorando en el proceso. El hombre de cabellos verdes limpió las lágrimas de su rostro cuando se separaron, antes de sonreírle con tristeza. Había llegado el final, pero al menos estaban juntos.

—¡Cinco!

Era el fin. No había nada más. Todo había terminado. Phineas lo sabía, pero una parte de sí se negaba a aceptarlo. Miró hacia el cielo por un momento, como si pudiese hallar algún tipo de consuelo allí, pero al encontrar solamente nubes oscuras, bajó la cabeza y fijó su vista en su esposa. Él continuó abrazándola, aunque esta vez fue con un solo brazo. Permitió que el otro colgara a un lado. Instintivamente mantuvo la mano abierta y extendió sus dedos, como si tratara de alcanzar algo, o mejor dicho a alguien... alguien que, por años, había estado ahí para él, en quien siempre había confiado...

—¡Cuatro!

Phineas se sobresaltó cuando sintió que alguien le tomaba la mano. El movimiento brusco lo sacó de sus pensamientos, pero él no trató de zafarse. En cambio, giró la cabeza, buscando con la vista al responsable, a pesar de que sabía perfectamente de quién se trataba. Ferb, su hermano, le devolvió la mirada. En su rostro no había expresiones, al igual que siempre, pero Phineas lo entendía a la perfección. Trataba de calmarlo, a pesar de que él también tenía miedo, al igual que hace tantos años atrás, cuando eran pequeños. Phineas le dio una pequeña sonrisa, en respuesta, y simplemente apretó suavemente su mano, en señal de afecto.

—¡Tres!

El mueble finalmente cedió unos centímetros a la izquierda, dejando espacio suficiente para que Perry saliera. Rápidamente, saltó del agujero, cayendo de cuatro patas, haciendo una mueca y ahogando un grito cuando sus heridas tocaron el suelo. Se puso de a dos patas tan pronto como pudo y vio sus manos. Sus palmas estaban, prácticamente, destrozadas por las astillas. Los trozos de madera continuaban clavados en su piel, pues no había tenido tiempo de quitárselos, solo que ahora estaban manchados con sangre. Ignorando aquello, intentó dar un paso, pero el dolor punzante lo detuvo. En un gesto rápido, dirigió la mirada a sus pies, solo para encontrar que ahora dejaban manchas de sangre en el piso. Probablemente estaban llenos de llagas y contusiones, al igual que sus manos...

—¡Dos!

Haciendo todo lo posible para ignorar el horrible dolor, subió las escaleras a toda prisa, pero cada paso era una agonía. Las astillas se clavaban más y más profundo en su piel, enterrándose hasta que el dolor era intolerable y provocando que la sangre emanara con más frecuencia. Un sendero de pasos rojos quedó gravado detrás de él, pero prefirió no prestarle la más mínima atención. Simplemente intentó llegar a la puerta, salir de la construcción.

Los androides apuntaron a los rebeldes, en tanto él corría con más desesperación. Finalmente, llegó hasta la puerta y el Regurgitador lo vio. El hombre sonrió de una manera macabra y burlona antes de hablar.

—¡Uno!

El sonido de disparos se hizo presente, mientras él corría hasta ellos, pero cuando finalmente llegó… ya era demasiado tarde.

Continuará…

PnF: 20 anios de nada. Capitulo 29
N/A: Este capítulo está dedicado a :iconamaria4565: quien me animó a continuar con este fanfic. Gracias por el apoyo. :) Y siento demorarme tanto en subir esto T.T
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Capítulo 30 (final): ?
Anterior: Capítulo 28

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 1: fav.me/d5jkmjf
Trailer: fav.me/d5eyxct

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Summary: Perry volvió a escribir y preguntar: ¿Qué año es? El profesor suspiró y dijo: no quería decírtelo, pero ya que insistes, es el 2027. El ornitorrinco no lo creía, según sus cálculos había pasado 20 años en criogenia, 20 años de su vida, 20 años... lejos de su familia... después de "A Través de la Segunda Dimensión"

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Disclaimer: Ningún personaje de Phineas y Ferb me pertenece, ellos son propiedad de :icondisneyplz: y de sus creadores: :icondanpovenmireplz::iconswampymarshplz: 
La historia de este Fanfic es creación mía.
Loading...
So... título poco imaginativo, pero preciso (supongo) y un journal escrito en poco tiempo (al menos no es largo).

En primer lugar Hola, supongo. Y una disculpa por meses de ausencia. Ya ni siquiera recuerdo cuándo escribí un journal. En fin, lo siento. Sé que he estado ocupado con esto de la universidad (un lío, realmente. Es peor que el bloqueo de escritor, muuuuuuuuuuuuuuucho peor), pero no siento que sea excusa suficiente. Prácticamente abandoné dA y el foro por mi universidad, pero también por estar más (en el poco tiempo que tenía) en tumblr, pixiv y ff.net. So, me siento culpable. Así que otra vez, lo siento.

En realidad, se suponía que iba a ordenar todo acá y volver oficialmente acá en año nuevo, pero... Meh. Se presentó un inconveniente. Tengo que viajar, con mi familia. Por cinco días aproximadamente. Tal vez seis. No sé. (No quería viajar. Honest!! Hasta me resfrié para evitarlo, pero me salió al revés. Enfermo como estoy no me puedo quedar sola. Tengo que viajar).

El punto es, solo quiero decir oficialmente "Hola. Sigo vivo" (si alguien me recuerda por supuesto. Si no lo hacen, no los culpo. Es mucho tiempo, after all. Cualquiera olvida a una persona en meses), pedir disculpas, otra vez y, finalmente, comunicar este asunto del viaje. Supongo que es una especie de "Adiós" por cinco o seis días y un "espero veros pronto".

He tratado de responder a todos los mensajes, comentar y revisar las desviations, pero no he conseguido hacerlo con todos. Muy poco tiempo, en realidad. So, si todavía no he comentado o dejado un review en su fic, lo haré pronto. Cuando vuelva de este viaje. Y lo siento otra vez por tardar tanto en volver!

So, "Feliz Navidad" atrasado y "Feliz y prospero año nuevo" adelantado. (Diría Feliz Halloween, pero está supeeeeeeeeeeeeer atrasado :( )

Angelofdeath241107 is a vampire, who currently sleeping in the day and walking at night. I hope this trip fix that, at least. Peace!

PD: Ahora a intentar dormir un poco. Porque mi viaje es dentro de unas horas.
  • Listening to: nothing
  • Reading: Nothing?
  • Watching: Pc
  • Playing: Bubble Shooter (weird game, actually)
  • Eating: Air?
  • Drinking: More air?

deviantID

angelofdeath241107's Profile Picture
angelofdeath241107

Artist | Hobbyist | Literature
Por el momento nada que decir sobre mi o mi vida porque yo muy perezosa para escribir algo sobre mí, pero en síntesis soy una persona no hago gran cosa Perry the Platypus by AlanElebe

Mi twitter------------> twitter.com/angelofdeath241

Mi facebook---------> www.facebook.com/angelofdeat24…

Mi hermano (de la vida real)----->:iconperrytheplatyborg:
free counters

iconos favoritos:

:iconladoofplz: :iconlaagentpplz: :iconlavanessaplz: :iconlaphineasplz: :iconlaferbplz: :iconlaperryplz: :iconlaisabellaplz: :iconlacandaceplz: :iconlajeremyplz: :iconlastacyplz: :iconlalindaplz: :iconlajennyplz:
:iconphineasplz: :iconferbplz: :iconcandaceflynnplz: :iconisabellaplz: :iconvanessadoofplz: :iconmonogramplz: :iconcarl-karl-drcoconut: :iconpeterthepandaplz: :iconbaljeetplz: :iconbufordplz:


Perry:

:iconagentpplz: :iconperrytheplatypusplz: :iconhappyperryplz: :iconyouwouldntplz: :iconmasterperryplz: :iconlazyperryplz: :iconperryhugphineasplz: :iconperryplz: :iconscaredperryplz: :iconbabyperryplz: :iconembarrassplz: :iconangryperryplz: :iconoldperryplz: :iconchillperryplz: :iconplatyborgplz: :iconreadytorockplz: :iconwhaddyawantplz: :iconsadperryplz: :icondancebabyplz: :iconmobilemammalplz: :iconannoyedperryplz: :iconperryfailplz: :iconperrywhoopsplz: :iconperrysnickerplz::iconperryomgplz: :iconperrychompplz: :iconperrynotimpressedplz: :iconigorperryplz: :iconshangperryplz: :iconlikeseriouslyplz: :iconprettyperryplz: :iconmerryperryplz: :iconperryseeswhatudidplz: :iconevilperryplz: :iconperryfacepalmplz::iconmerryperryplz:


Doofenshmirtz:

:icondrdoofenshmirtzplz: :icondoofenshmirtzplz: :iconstrudelcutie44227: :iconalternatedoofplz: :icondoofrapefaceplz: :icondoofrapeface2plz: :icondooffacepalm1plz: :icondoofnoesplz: :icondoofwtfplz: :icondoofnotimpressedplz: :icondoofwhutplz: :iconseeaboutthatplz:


Algunas stamps:
PnF:

Phineas and Ferb by impersonalinfo Phineas and Ferb Stamp by lemmingluv My Current Obsession: PnF by HBP12 Summer Belongs to you - Stamp by sam-ely-ember PnF Caramell Dansen by Shiro-Redfield Dancing Ferb by Shiro-Redfield Stamp Ferb Doof and Perry by AliceBlack19 Phineas Stamp by L-mon Ferb Stamp by L-mon Candace Stamp by L-mon Isabella Stamp by L-mon Vanessa Stamp by L-mon Jeremy Stamp by L-mon Stacy Stamp by L-mon Baljeet Stamp by L-mon Buford Stamp by L-mon Major Monogram Stamp by EternalxRequiem Carl Stamp by EternalxRequiem Candace Flynn Fan Stamp by dA--bogeyman Isabella Fan Stamp by dA--bogeyman Vanessa Doofenshmirtz Stamp by dA--bogeyman Vanessa Doof Fan Stamp by dA--bogeyman Stacy Hirano Fan Stamp by dA--bogeyman Phineas + Ferb Jenny Fan Stamp by dA--bogeyman Winter Time's Fun Stamp by aliceapproved Vanessa + Candace Stamp by dA--bogeyman Heinz + Vanessa Doof Stamp by dA--bogeyman :thumb289210220: :thumb288446256: Ferb-a-lot stamp by MrsDK1998 Lonely Vampire Stamp by RosyInk Love Handel Stamp by dA--bogeyman :thumb288319556: Perry and Peter Stamp by raidpirate52 Secret Agent Society by JuliPwnsAll Peter the Panda fan by raidpirate52


Platyborg stamp by Nicktthewolf Doof - nom nom nom by vivianit11 alt candace-stamp by vivianit11 Alternative Doof Stamp by InvaderShego Parallel Candace Flynn Stamp by dA--bogeyman Parallel Isabella Stamp by dA--bogeyman Parallel Doofenshmirtz Stamp by dA--bogeyman Hello, EVIL- Stamp by InvaderShego Stamp: This dimension... by blazichu
I'm vote 4 you Kevin.....Stamp by AndyBellaIzzyFan


Sir. P Stamp by Nicktthewolf :thumb277258634: Where's My Perry? Stamp by Nicktthewolf Perry Fan Stamp by Genincat :thumb294111855: :thumb288862653: Baby Perry stamp by kimy-kiss Perry the Platybear - Stamp by sam-ely-ember PERRY THE PLATYPUS STAMP XD by SonicMaster23 Perry the Platypus Stamp by tsunamithedemon Perry fan stamp by Green-Viper Perry The Platypus Stamp by ShadowShowDown PnF - This stamp is a platypus by sam-ely-ember I love Perry Stamp by AndiiGrr Perry Stamp by EternalxRequiem Perry stamp by Miiilky-way Perry Stamp by JustLittleAli Agent P :Stamp: by ZombiexFood Don't eat the old gum, Perry! (Stamp) by AndiiGrr Crying Platypus by impersonalinfo STAMP - Perry derpface by Draguendo :thumb251924640: PyF_la vida de perry - stamp by nicolus12 Perry the platypus Stamp by toastandcupoftea Perry Stamp by Unconscious-chan Platy-pproved by blazichu Merry Monotreme by blazichu :thumb317096779:


Doofenshmirtz Stamp by L-mon Dr. Heinz Doofenshmirtz Stamp by dA--bogeyman :thumb291165577: Heinz Doofenshmirtz Fan Stamp by dA--bogeyman Doofenshmirtz Evil Logo Stamp by dA--bogeyman Doofenshmirtz Blimp Logo Stamp by dA--bogeyman -Doofenshmirtz Stamp- by KnightofCandy Doof Stamp by DuskofGold5 Stamp- Doof by bacon-is-yummy Doofenshmirtz Stamp by EternalxRequiem My Name is Doof Stamp by Turtlegirl5 Doofenshmirtz CBA by impersonalinfo SUPAHSTAR by Loli-Mac L.O.V.E.M.U.F.F.I.N. by SeigiFloo
I Support Dr. Doofenshmirtz by Xtremelykewl Singapore Crab Doof Stamp by Turtlegirl5 Dr. Doofenshmirtz stamp by Tsiphone Doof Thinks Stamps are Evil by SuperheroGeek13 Stamp-inator by Mellowpurr


Doof and Perry Stamp by Turtlegirl5 Pnf: Frienemies by HBP12 :thumb158160751: Doofapus Stamp by RosyInk My Nemesis Stamp by RosyInk Doff and Perry stamp by Dphantomgirl Epic Bromance Stamp by RosyInk Dance Baby stamp by Nicktthewolf My Nemesis Stamp by Nicktthewolf


:thumb267454906: -Request-Platydoof Stamp by FedoraBow :thumb267450263: Ferb x Vanessa Stamp by Shiro-Redfield Catch you Stamp by Shiro-Redfield Ferbnessa Stamp 3 by Shiro-Redfield I'm Me Ferbnessa Stamp by RosyInk PnF - Ferbnessa stamp by sam-ely-ember :thumb283073672: candaceXjeremy by jhustinian Happy Evil Love Stamp 2 by RosyInk :thumb267214222: ...yeah... by vivianit11
Phineas and Ferb couple stamp by MooseNCupcake


POM:

Dancing Penguins - stamp by kancle Penguins of Madagascar Fan by Stamps-By-Mephie Penguins of Madagascar 1 by Stamps-By-Mephie Penguins of madagascar stamp by Cute-and-Cuddly PoM - Skipper by Stamps-By-Mephie PoM fan stamp-Skipper by SBG6 Skipper fangirl stamp by PsychoAngel51402 Skipper Stamp by Cute-and-Cuddly PoM - Rico by Stamps-By-Mephie PoM fan stamp- Rico by SBG6 Rico fangirl stamp by PsychoAngel51402 Potapus stamp by PsychoAngel51402 Dr. Blowhole Stamp by GreenArcadia PoM - Private by Stamps-By-Mephie PoM fan stamp- Private by SBG6 Private fangirl stamp by PsychoAngel51402


PoM - Kowalski by Stamps-By-Mephie PoM fan stamp- Kowalski by SBG6 Kowalski fangirl stamp by PsychoAngel51402 Kowalski Stamp by DefectiveScissors

:iconkowalskixprivate-fc: PoM: KowalSkip Stamp by MrTux-Plz :iconkoju-kowalskijulien:


FOP:

FOP - Timmy Turner by Stamps-By-Mephie Timantha stamp by sketchingserendipity Gah stamp by sketchingserendipity poof-stamp by Chibi-Danny Foop stamp by SugarGalaxy Blonda's Stamps by Cookie-Lovey Norm the Genie Stamp by SuperRamen Giggle pies by raldski5050 Cosmo Gasp Stamp by Sumechi Cosmo and Wanda stamp by raldski5050 :thumb291050994: Wanda's Stamps by Cookie-Lovey Wanda Stamp by TripleS Cosmo stamp by KelpyKrad Cosmo fan stamp by sketchingserendipity Stupid Ketchup by xBramblestarx :thumb291128273: Cosmo and Wanda by Cookie-Lovey Cosmo and Wanda Stamp by SummerGal7 cosmo and wanda by regenbogen-gedopt TimmyxTootie stamp by sketchingserendipity anti cosmo stamp by marianajacomesilva


Timmy and Poof Stamp by SaddlePatch FOP: Cosmo Stars Stamp by SaddlePatch
Interests

AdCast - Ads from the Community

×

Journal History

Comments


Add a Comment:
 
:iconagentc-mom:
AgentC-mom Featured By Owner Oct 5, 2014  New member
Thank you for the faves!
Reply
:iconmartonszucsstudio:
MartonSzucsStudio Featured By Owner Aug 10, 2014
Thanks for FAVE.
Reply
:icondarknoyi:
Darknoyi Featured By Owner Jun 21, 2014  Hobbyist General Artist
Hey hola! gracias por los favoritos nwn
Reply
:iconangelofdeath241107:
angelofdeath241107 Featured By Owner Jun 21, 2014  Hobbyist Writer
:iconyourewelcomesignplz: Dibujas excelente! :)
Reply
:icondarknoyi:
Darknoyi Featured By Owner Jun 27, 2014  Hobbyist General Artist
:icondragonhugplz: Gracias ><
Reply
:iconangelofdeath241107:
angelofdeath241107 Featured By Owner Jun 27, 2014  Hobbyist Writer
Glomp emoticon :iconyourewelcomesignplz: Frozen - HUG! 
Reply
:iconellycolor:
ellycolor Featured By Owner Jun 14, 2014  Hobbyist General Artist
Thank you for your fave! :D
Reply
:iconrikaveron:
Rikaveron Featured By Owner Jun 14, 2014  Hobbyist General Artist
thank you for the fav
Reply
:iconkinhikari:
KinHikari Featured By Owner Jun 13, 2014
Thanks for the fave.
Reply
:icondee-artist:
Dee-Artist Featured By Owner Jun 8, 2014  Student General Artist
Thank ya for the fave! :D
Reply
:iconfitzoblong:
FitzOblong Featured By Owner May 23, 2014
Thanks for the :+fav: on Tomb Raider Vanessa by FitzOblong . :icondancingtardplz:
Reply
:iconamaria4565:
Amaria4565 Featured By Owner Apr 26, 2014  Student General Artist
Feliz cumpleaños, lamento haber tardado, pero te imaginaras la razón de mi tardanza! :) Huggle! Airborne  :happybounce:   :happybounce: La la la la  La la la la  Meow :3  
Reply
:iconangelofdeath241107:
angelofdeath241107 Featured By Owner May 1, 2014  Hobbyist Writer
No te preocupes! Gracias por felicitarme :)
Y perdona la tardanza al responder ^^;
Reply
:iconjgeg123:
jgeg123 Featured By Owner Apr 25, 2014  Hobbyist General Artist
FELIZ CUMPLEAÑOS ANGEL!!!! pasatela super y diviertete un poco este dia especial!!
Reply
:iconangelofdeath241107:
angelofdeath241107 Featured By Owner May 1, 2014  Hobbyist Writer
Gracias, amigo :)
Reply
Add a Comment: